Los beneficios del software CRM

Básicamente, el software CRM se compone de un conjunto de herramientas dedicadas a la administración de las relaciones de la empresa con sus clientes. Su nombre hace referencia al término Customer Relationship Management y comprende funcionalidades relacionadas con la gestión de los clientes y las ventas, tales como promoción y automatización de ventas, almacenamiento de datos, seguimientos de campañas de marketing emprendidas por la empresa y diversas capacidades para predicción de ventas.

La utilización del software CRM por parte de todo tipo de empresas, indiferentemente del tamaño o sector, se está incrementando notablemente en los últimos años, porque proporcionan una ayuda inestimable.

Existen muchos tipos diferentes de software CRM, pero todos comparten unas características básicas para incrementar su utilidad. En primer lugar, es muy importante que el software cuente con adecuada escalabilidad, de modo que la herramienta se adapte al devenir de la empresa.

Que esté dotado de buena capacidad de personalización también resulta de gran importancia. El software CRM debe ser suficientemente configurable para adaptarse a las necesidades empresariales, añadiendo o suprimiendo funcionalidades y permitiendo que la integración con otras herramientas. Otro aspecto muy importante es la accesibilidad desde cualquier equipo y en cualquier lugar, por lo que casi todos ellos están disponibles in the cloud (nube).

La utilidad del software CRM para empresas se basa en aspectos o funcionalidades que cada negocio puede tener en cuenta para valorar como actúan sobre su óptimo funcionamiento. Permite, por ejemplo, unificar todas las bases de datos de la empresa, con la ventaja de contar con esta información concentrada de los clientes y segmentarlos por criterios tan dispares como ubicación, servicios contratados y muchos más.

Permite planificar óptimamente tanto agendas individuales como de grupo, porque el software CRM registra todas las acciones, llamadas telefónicas, emails y demás. Con esto, el seguimiento de la actividad de los empleados puede ser muy completo y la asignación de los trabajos más racional y efectiva.

El seguimiento de los clientes puede abarcar tanto a potenciales como a los efectivos, ya que es posible, con el software CRM, controlar todo el proceso, desde que un potencial cliente rellena un formulario en la página web corporativa, hasta sus acciones como cliente, si llega a convertirse en tal.

Mediante el software CRM se pueden centralizar las campañas de marketing, pudiendo obtener además una visión efectiva de estas campañas, optimizando el ROI de las inversiones destinadas a tal fin.

Suponen una mejora sustancial en el tratamiento de la atención al cliente y el debido soporte de carácter técnico. El software CRM permite saber, de un sencillo vistazo, todo lo relacionado con el cliente en cuestión, como servicios contratados o distintas incidencias producidas. Eso redunda en un servicio más rápido y más cercano, independientemente de la cantidad de clientes con la que cuente la compañía.

Consecuencia de la circunstancia anterior, se puede también mencionar la mayor capacidad de fidelización del cliente que ofrece el CRM. Que el cliente perciba un mejor servicio, concede a la empresa un valor añadido a su trabajo y aumenta las probabilidades de fidelizarlo.

Tal vez, una de las mayores utilidades del software CRM, desde el punto de vista empresarial, es su facultad para permitir llevar a cabo informes de resultados, beneficios, objetivos y muchas otras cuestiones.